El Manifiesto de LD

 

status quo

La revolución industrial y el capitalismo globalizado han destrozado el planeta en tan solo 200 años. El sistema está en bancarrota, esquilmando el dinero de generaciones futuras en un acto de gasto ecológico deficitario. Un gigantesco fraude contable colectivo consistente en ignorar que el coste real de nuestras acciones nos ha llevado al límite. Nuestra especie se ha ganado el honor de dar nombre a una nueva edad geológica: bienvenidos al Antropoceno.

images-19

La cúspide petrolera, la desertización, la cúspide sanitaria y el límite climático están llevando a la civilización industrializada a la “larga emergencia”.

tumblr_ldvfx4kDXb1qfwig6o1_500

La extinción de especies se ha multiplicado por 1.000, los océanos están sobreexplotados y se vuelven ácidos, la erosión del suelo se produce 500 veces más rápido que la regeneración del mismo, las capas freáticas descienden y la temperatura aumenta. Puede que nos queden 100 años, quizás tan solo 50. Algunos piensan que ya hemos pasado el punto de no retorno. Solo la Naturaleza lo sabe…

 

El principal impulsor de la destrucción sistemática de la biosfera no son, como la mayoría de la gente piensa de manera intuitiva, los coches, aviones o plantas energéticas; el principal culpable es el espectacular fracaso del sistema alimentario industrial.

130917combines

La “alimentación moderna” toca el primer violín en el Réquiem de la vida. El 30% de los gases de efecto invernadero se producen en el sector petroquímico de la ganadería intensiva. En el proceso, envenenamos de manera sistemática nuestros suelos, nuestro agua, nuestro aire y a nosotros mismos. Cada día, miles de toneladas de pesticidas, herbicidas, hormonas, antibióticos, fertilizantes químicos y gases de efecto invernadero se exhalan, expulsan y arrojan a los ecosistemas terrestres. Una guerra silenciosa contra la vida misma. La pesca se colapsa, la microbiología del suelo se muere, las especies desaparecen antes de que las descubramos y la salud del ser humano se deteriora. Plásticos y exóticas toxinas corren por nuestras venas. La obesidad es endémica, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, las alergias y numerosos cánceres se propagan como hongos entre las poblaciones industrializadas y, como prueba final del espectacular fracaso del Sistema, el 15% de los humanos, más de mil millones de personas, pasan hambre a diario.
tumblr_m2vqn6fXYT1qfwig6o1_500images-8

  

  starving_people

Un espectacular fallo de diseño que sin embargo sigue creciendo y expandiéndose, subvencionado con miles de millones de fondos públicos procedentes de gobiernos elegidos democráticamente en todo el mundo.

images-12images-11

Este sistema de suicido colectivo con apoyo estatal, “El Sistema”, es un plan lucrativo gestionado por 20-30 compañías activas a nivel mundial que afirman “alimentar al mundo”, apoyadas activamente por instituciones sobre las que han logrado ejercer una influencia encubierta. Entre ellas se encuentran la FDA, la EPA, la OMC, el FMI y el Banco Mundial.

ewsite7“A pesar de su grito de guerra “Feed the World”, el Sistema ha fracasado a la hora de aportar pruebas acerca del incremento en la capacidad de carga del planeta: lo contrario se hace cada vez más evidente y, estadísticamente, aún existen 350 millones de pequeñas granjas que alimentan al 50% de la población mundial que es, con diferencia, la parte más sana de la tribu global, alimentada sin daños ecológicos colaterales, sin déficit de gasto en el capital natural de las generaciones futuras, sin patente sobre la vida, sin financiación y sin problemas endémicos de salud. El Sistema alimenta a cerca del 35% y el otro 15% pasa hambre, estos últimos forman parte de los países en desarrollo en los que el Sistema se ha introducido con tácticas de aumento probado de la cuota de mercado. América latina y algunas zonas de Asia se han resistido al Sistema hasta cierto punto, pero están cediendo lentamente. Monsanto, Nestlé, DuPont, Tyson, WalMart, Carghill, por nombrar solo algunos de los índices asesinos de precios selectivos de acciones, y sus colegas que sueñan con “alimentar al mundo” se esfuerzan por hacer realidad la pesadilla darwiniana. Sus balances son maravillosos, trimestre tras trimestre, mientras que la vida se escapa año tras año.

Por su papel protagonista en la demolición de la biosfera COMIDA también tienen el máximo potencial para darle la vuelta a la tortilla y sanar el planeta; el acto cotidiano de comer es un poderoso medio de cambio, podemos literalmente votar con nuestros tenedores y conectar todos los puntos en el momento crítico, delicioso y vital en el que alimentamos nuestros cuerpos, nuestra salud, la salud de los ecosistemas que nos mantienen, el clima, la energía, la biodiversidad, la comunidad, la política y la felicidad: todos ellos están interconectados con las 2.000 calorías que consumimos diariamente.

fork

En los campos de producción energética y transporte se puede observar un cierto avance: se utiliza la energía eólica, solar y geotérmica, los trenes y el transporte público urbano, la bicicleta y se comparte coche, Tesla Prius, Solar City, algo es algo… Pero cuando se trata de las transacciones diarias de energía del planeta, 7 mil millones de personas aportando a sus cuerpos entre 1.500 y 2.000 calorías el progreso que se observa aún es insignificante. Menos del 5 % de la agricultura mundial se cultiva con métodos regenerativos, continúa la consolidación agrícola, la apropiación de tierras sigue al alza, los sistemas sanitarios públicos se colapsan y las pérdidas y ganancias del Sistema siguen floreciendo.

INDIA-LADAKH-Phanjilla

Es hora de abandonar el concepto BigFOOD. Es hora de despertar y comenzar a escribir una nueva historia: la de nuestra generación, para que nuestros nietos puedan contarla a sus hijos. La historia de una generación que sabía más que cualquiera de las anteriores que poblaron el planeta y que finalmente se despertó y puso en práctica sus conocimientos. La historia de una generación que comenzó a caminar hacia el norte en un tren con destino al sur.

 

 

El Manifiesto de LD

Votemos con nuestros tenedores

Comer es un acto agrícola. La elección de nuestra comida se puede convertir en una iniciativa diaria de cambio. Al insistir en la deliciosa comida de temporada, orgánica y limpia, creamos presión en el Sistema y nos convertimos en co-productores junto con los agricultores locales. Cambie los supermercados por los mercados de agricultores, únase a los programas agrícolas de apoyo comunitario y cultive algo en casa. Rompamos con el Sistema, caloría a caloría.

Reclamemos el Medio Ambiente como objetivo final de la actividad humana

 La civilización occidental se trasladó de la iglesia al estado-nación y a la economía como estructuras principales de organización de nuestras vidas. A medida que nos dirigimos hacia la bancarrota ecológica se acerca el momento de abandonar la dictadura del crecimiento cuantitativo y pasar al principio holístico de una economía enfocada a la sociedad, y una sociedad enfocada al medio ambiente.

Que lo Local sea el nuevo Global

La producción, almacenamiento y consumo de la comida ha pasado de ser algo químico global a algo orgánico local.

Cada región explora, mantiene y refina sus tradiciones culinarias, trabaja con ingredientes deliciosos, locales y de temporada, al mismo tiempo que promueve y apoya a los productores de la región. La diversidad resultante del localismo y la exquisitez promueve la resistencia y la salud de la economía y de la población locales.

Que los policultivos orgánicos sustituyan a los monocultivos químicos

 Creemos impuestos y subsidios incentivadores para que las pequeñas y medianas granjas de policultivo sustituyan el modelo de negocio agrícola a gran escala de las granjas intensivas petroquímicas.

Que la Calidad sustituya a la Cantidad

Sustituyamos el crecimiento del PIB como indicador del éxito humano con medidas de crecimiento de la biodiversidad, de la pureza del agua y del aire, de la preservación y restitución del suelo y del incremento de la felicidad.

Que la agricultura sea una aspiración

En la mayoría de los idiomas “agricultor” se ha convertido en un término peyorativo. Hagamos que trabajar la tierra vuelva a ser una aspiración y lavemos la imagen social de la agricultura.

Trabajar la tierra debería verse como una forma de arte: devolvamos la cultura a la agriCultura.

Reasignación de las subvenciones públicas

Hagamos un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que dejen de subvencionar al “Sistema” y desvíen las subvenciones para poder incentivar la agricultura de policultivos orgánicos y apoyar los proyectos de investigación agroeconómica de la mejora y expansión del conocimiento acerca de sistemas agrícolas sostenibles.

Las Personas necesitan la Tierra y la Tierra necesita a las Personas

Las granjas de policultivo tienen complejos ciclos de producción interconectados que requieren un mayor “ratio de vigilancia por acre” que las granjas industriales.

Trabajar la tierra tiene un efecto curativo tanto en la tierra como en las personas. Muchas de las enfermedades de la civilización se pueden curar con un rendimiento más regular de la tierra. Permisos sabáticos, woofing, prácticas y formación agrícola se convertirán en elementos de los futuros trabajadores agrícolas que alimentarán al mundo. Sustituyamos el servicio militar por el servicio agrícola.

 

A modo de epílogo…

Estamos intrincadamente conectados con el resto de seres vivos. Darwin nos mostró que somos el resultado (provisional) de 4 mil millones de años de evolución. Una intrincada red de vida desarrollada a lo largo de miles de millones de años, entretejida e íntimamente conectada a lo largo de millones de transacciones bioquímicas, muchas de las cuales aún no hemos llegado a entender. Esta comunidad de vida y nuestro papel especial como administradores y custodios de la misma debería convertirse en la base de una nueva espiritualidad. 

images-2  La idea de la vida como estructura holística con los humanos representando un tipo especial de habilidad mental: conciencia y la habilidad del pensamiento conceptual abstracto acerca del pasado y el futuro dentro de esta comunidad de vida nos planteará una responsabilidad especial. Se puede convertir en las bases de una nueva espiritualidad y conciencia colectiva.

a-galactic-storyteller

Estos son algunos de los escritores, pensadores y líderes de opinión que inspiran nuestro proyecto en Finca La Donaira. Te dejamos sus nombres por si su lectura pudiera servirte de ayuda para hacer de este mundo un lugar mejor:

Aldo Leopold, Wendell Berry, Michael Pollan, Vandana Shiva, David Orr, E.O. Wilson , Joel Salatin, Geoff Lawton , Bill Mollison, Darren Doherty, Eugenio Gras, David Montgomery, Wangari Maathai, Jairo Restrepo, Helena Norberg-Hodge, Richard Heinberg, Wes Jackson, Albert Einstein, JH Kunstler, Carlo Petrini, Rachel Carson, Maria Rodale, Sir Albert Howard,Charles Darwin,  Wade Davis, Rob Hopkins, Lester Brown, Rudolf Steiner, Noam Chomsky, Raj Patel, Miguel Altieri, Jared Diamond, Carl Sagan, Anna Lappe, Vladimir Nabokov, Bill Evans